Antes de estrenar el frigorífico ten en cuenta estos 4 consejos

Frigorificos

Cuando compramos un electrodoméstico nuevo, nos pueden las ganas por instalarlo rápidamente para estrenarlo cuanto antes. Y es que, por naturaleza nos encanta utilizar las cosas nuevas.

Pero antes de instalarlo, es importantes leer el manual de instrucciones y hacerlo adecuadamente y sin prisas para que su rendimiento sea el adecuado. Esto ocurre especialmente en el caso de los frigoríficos, que tienen que reposar un tiempo antes de enchufarlos a la red.

Igualmente, existen otra serie de consejos que podemos aplicar antes de estrenar el frigorífico para optimizar su vida útil y evitar problemas tempranos.

1- Ubica correctamente el frigorífico

 

Lo primero que tienes que hacer cuando compras un frigorífico, es colocarlo en un lugar adecuado. Para ello, es aconsejable tener en cuenta una serie de ideas:

  • Ubicarlo en un emplazamiento que sea seco y no esté expuesto a humedades.
  • Igualmente, que esté alejado de focos de calor como el horno, el microondas o el radiador, pues la alta temperatura se puede filtrar y provocar averías en el aparato. Si tienes una cocina pequeña y es inevitable, te recomendamos que forres el frigorífico con aislante.
  • Tampoco es recomendable colocarlo cerca de la ventana donde le pueden incidir los rayos de sol, o también impedir que entre la luz natural a la cocina.
  • El suelo donde vaya a instalarse la nevera tiene que ser firme y estable, pues si no el frigorífico no enfriará por igual todo el interior.
  • También hay que saber que el frigorífico tiene que estar ubicado de tal forma que se permita una apertura de las puertas de 90º como mínimo. En los frigoríficos americanos que se puedan abrir ambas puertas.
  • Además, procura dejar un espacio entre la parte trasera y la pared, de unos 10 cm, para que el aire de la ventilación pueda escapar libremente sin que se obstruya.

2- Limpia el frigorífico

 

Limpiar el frigorífico antes de instalarlo es necesario para que quede totalmente desinfectado y los alimentos no se contaminen. Para ello, impregna un trapo o bayeta limpia con agua tibia y jabón y dale una pasada por todo su interior. Además de desinfectar, eliminarás el olor a nuevo si te parece un poco desagradable. También puedes darle una pasada por la parte delantera si ves que está algo sucio.

Ten cuidado de que el agua no entre en contacto con la iluminación porque puede haber un chispazo cuando enchufes el aparato.

Después acláralo con agua y pasa el trapo húmedo por las juntas de la puerta para eliminar posibles restos de suciedad al ser transportado.

3- Espera un tiempo para enchufarlo

 

Cuando acabas de comprar un frigorífico y lo llevas a casa, tienes que esperar un tiempo antes de enchufarlo a la toma de la corriente. Todos los fabricantes lo indican en sus instrucciones.

Pero, ¿a qué es debido? ¿Por qué tenemos que esperar? Pues bien, al transportar el frigorífico en un camión, el aparato está sometido a movimientos y los gases y líquidos internos que colaboran en el funcionamiento del mismo, se desnivelan. Por tanto, cuando por fin está parado, hay que dejarle reposar para que los líquidos vuelvan a su lugar y se reestablezcan.

Aunque depende de cada fabricante, en líneas generales se recomienda que si el frigorífico ha sido transportado tumbado se espere entre 6 y 8 horas. Por el contrario, si ha sido trasladado verticalmente el tiempo de espera puede ser menor. Lo mejor es que consultes el manual de instrucciones.

4- Ajusta la temperatura

 

Una vez realizados los procesos anteriores, es momento de enchufar y poner en funcionamiento la nevera.

Para el frigorífico, la temperatura suele oscilar entre +2℃ y +5℃, y para el congelador entre -16℃ y -18℃.

Hay que tener en cuenta que el frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume de la casa por estar todo el día en funcionamiento. Así, cada grado que se ajusta para tener más frío, más gasto supone. Por eso, lo más recomendable es tener el frigorífico en 4 o 5 gradosPara el congelador lo mismo, -17 grados está bastante bien para mantener las propiedades de los alimentos.

Pero, ante todo, la temperatura varía de múltiples factores por lo que se puede ir variando según necesites más o menos frío o reducir la factura eléctrica.

Ahora bien, la nevera tardará el alcanzar la temperatura indicada nada más enchufarlo, por lo que tendrás que esperar entre 3 y 6 horas antes de meter la comida en el interior.

Dejar un comentario

1
Hola. ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by